Callos por el mundo: del lampredotto al mondongo, la cocina con tripas es patrimonio de la Humanidad

Es imposible pensar que el mundo de los callos, básicamente el estómago de ciertos rumiantes, es una exclusividad gastronómica española. Que a nuestra memoria solo acudan los callos a la madrileña, la preparación a la gallega —con garbanzos— o los callos a la vizcaína no significa que el mundo se quede de brazos cruzados.

En nuestro caso, generalmente de vaca, que además adornamos con morro, pata y chorizos y morcillas, pero no están solos. Arraigados en la cocina navarra y riojana, los patorrillos también demuestran que tocamos más palos.

En esta ocasión, elaborados con las tripas del cordero, a las que además se les da otras salidas, dependiendo de la zona. Hablamos de los zarajos, que son los intestinos del animal, o de las gallinejas, que son también parte del intestino delgado.

Aunque la popularidad, con diferencia, se la llevan los callos de vacuno, la realidad es que también se pueden encontrar de cerdo —más habituales en Sudamérica— y los usos comentados de cordero o cabra cuando cambiamos de latitudes. En este caso, muy habituales en el Magreb, Oriente Medio y Asia Central.

Una receta de aprovechamiento

Distintos Platos A Base De Callos Como La Tkalia Marroqui El Kersha Egipcio La Iskembe Corbasi Turca O El Flaczki Polaco Distintos platos a base de callos como la tkalia marroquí, el kersha egipcio, la işkembe çorbası turca o el flaczki polaco.

La necesidad de aprovechar al máximo el despiece del animal ponía sobre la mesa los callos, parte fundamental de la casquería. Ahora en detrimento, tanto los primeros como la segunda, ya sea por sabor, textura o dificultad de manejo, las recetas de ambos ejemplos han ido cayendo en el olvido.

Sin embargo, el mundo está lleno de recetas de tripas, solo que no todos aludimos a ellas igual. En España lo más habitual es referirnos a los callos, aunque en ciertas partes de Andalucía será frecuente que los oigamos como menudo.

La guía definitiva de la casquería, según el rey de las vísceras: cómo escogerla, cómo cocinarla

Ya en América Latina, los nombres se multiplican a mondongo —el más común—, guatita (en Chile, Perú y partes de Ecuador), pancita —en Centroamérica— o mishque (también en Ecuador).

Lógicamente, el mundo del callo y de las tripas no es un patrimonio hispanohablante, ya que cualquier cocina del mundo los usa para sacar el máximo rendimiento al sacrificio del animal.

Callos a la madrileña: receta tradicional

En forma de sopa; de bocadillo; de guiso; de estofado; de brocheta; a la parrilla; al wok; a la plancha… El planeta Cocina ha rendido pleitesía a las tripas de múltiples maneras.

Europa

Istock 1304219297 La trippa alla romana es una preparación habitual en la cocina del Lazio.

Resulta obvio pensar que los países de nuestro entorno también iban a darle cancha culinaria a los callos. Curiosamente, ciertas recetas guardan bastante parecido por meterlos en cazuelas, pero es raro encontrar países donde la devoción a los callos tenga puntos picantes.

Por ejemplo, en Porto es uno de los platos más populares. De hecho, a los portuenses se les conoce popularmente como ‘tripeiros’ por la fama que las tripas à moda do Porto tienen. La receta, unos callos guisados con judías blancas y, generalmente, acompañados de arroz, son un clásico de la ciudad.

Dobrada Comida Tipica Portuguesa Dobrada La dobrada o tripas à moda do Porto es un plato habitual en Portugal a base de callos y judías blancas.

La preparación, bautizada como dobrada en el resto de Portugal, no tiene un especial misterio pero sí cierta mística. Se supone que surge en el siglo XV durante las guerras entre Portugal y Castilla, cuyo esfuerzo bélico obliga a ceder las carnes nobles para los soldados. De este modo, los portuenses se quedaron con las vísceras, ahora erigidas en referente culinario de la ciudad.

Francia también da salida al callo. Es el caso de las tripes à la mode de Caen, un plato muy popular en Normandía. En este caso, se utiliza callo blanco de vaca y se guisa durante muchas horas con apio, puerro y zanahorias, además de con huesos de la propia vaca para el caldo.

Tripe Cocinando Cocina Francesa Foto De Stock Las tripes à la mode de Caen son la gran referencia de callos en Francia junto al tablier de sapeur.

Huelga decir que no solo se preparan callos así, pero estos son los más famosos junto al tablier de sapeur, un corte que proviene de la membrana del estómago de la vaca que se marina durante horas en vino, limón y especias y luego se empana y fríe.

Tablier De Sapeur Un Filete Sacado Del Estomago De La Ternera Que Se Adereza Y Se Empana Tipico De Lyon C Xavier Care Wikimedia Commons Cc By Sa Tablier de sapeur, un ‘filete’ sacado del estómago de la ternera que se adereza y se empana, típico de Lyon. ©Xavier Caré / Wikimedia Commons / CC-BY-SA

Fuerza tiene también Italia, con numerosas preparaciones de trippa. Es el caso de alla fiorentina, que se guisa en una salsa de tomate, apio y zanahoria. Florencia se convierte así en destino predilecto de los amantes de los callos, ya que también se sirve el lampredotto, un bocadillo bastante popular.

Lampredotto 1 El lampredotto es un bocadillo típico de Florencia a base de callos cocidos y una salsa de ajo y perejil.

Metido en un pan redondo, los callos (la parte del abomaso) se cuecen con distintas aromáticas y luego se trocean para servirlos en estos panecillos, acompañados por norma general de una salsa verde a base de perejil.

Otras preparaciones italianas de callos o tripas bastante frecuentes son la trippa alla romana (guisada con vino blanco y tomate), la trippa alla savoiarda (un estofado con verduras, vino blanco y una especie de gravy, que luego se cubre de queso parmesano rallado) o la trippa alla pisana, que también se acaba cubriendo de parmesano y que además lleva guanciale.

Trippa Alla Pisana C Pisappiamoci It Trippa alla pisana, una preparación de la ciudad de Pisa que acaba coronada con parmesano rallado. ©pisappiamoci.it.

En Sicilia además se estila servir los callos como street food en un plato bautizado como caldume, que son callos guisados con verduras.

Más allá de los vecinos más próximos, los callos también forman parte de numerosos recetarios de Centroeuropa y Europa del Este, además de aparecer en las cocinas nórdicas. En Suabia (Alemania), se estila el saure kutteln, un estofado de callos que se acompaña de patata cocida o frita.

Pacalleves Hungara El pacalleves es un plato de callos muy frecuente en Hungría, aunque guarda semejanzas con otros platos de callos de Europa del Este. Además, hay opciones con paprika (pimentón) y sin él.

En cuanto nos acercamos a Europa del Este y los Balcanes, los callos comienzan a perder su estilo de guiso y se acercan más al mundo de las sopas. Pasa en Polonia, donde se prepara la flaczki; en Hungría, con la conocida pacalleves o en Rumanía con la ciorbă de burtă.

Además de eso, platos como la drštkovka, parecido a un goulash por la presencia del pimentón, son recurrentes en la cocina humilde de la República Checa y de Eslovaquia, donde se conoce como držková polievka.

En el impasse que Turquía supone, a medio camino entre lo europeo y lo asiático, se debe mencionar la işkembe çorbası, una sopa de tripas que tiene un contrapunto ácido y fresco debido a una salsa de vinagre y ajo que se engorda con yema de huevo y zumo de limón.

Iskembe Corbasi En forma de sopa, la iskembe çorbasi —de origen turco— se extiende por los Balcanes con nombres parecidos para dar vida a este plato de callos que se suele acompañar de ajo, limón y yogur.

Además, no siempre son callos de vaca, ya que es habitual utilizar también los de cordero y oveja. En los Balcanes, con esa misma influencia, es habitual encontrar en la antigua Yugoslavia la llamada shkembe chorba, semánticamente y en cuanto a ingredientes muy similar a la anterior.

América

Plato Latinoamericano Sopa Hecha De Tripa Cortada En Cubos El Estomago De Una Vaca O Cerdo Cocida A Poco Sopa Mondongo Foto De Stock La sopa de mondongo es muy común en Caribe, Centroamérica y norte de Sudamérica, y se puede elaborar tanto con callos de ternera como con callos de cerdo.

Quizá por afinidad, se nos hagan más frecuentes o conocidas ciertas preparaciones americanas, especialmente en los países hispanohablantes. Nos referíamos al mondongo, a la pancita o a la guatita, que son las formas en las que encontraremos bautizados a los callos en Latinoamérica.

Cau Cau Raza Blanca Raza Blanca El cau cau de mondongo es otro de los platos más afamados de la cocina tradicional peruana, acompañado de papas y también de cilantro y ají amarillo.

Las dos vertientes más populares, especialmente en el norte de Sudámerica (Colombia y Venezuela) y en ciertas islas del Caribe son la sopa de mondongo y el sancocho. Hablamos de Cuba, de República Dominicana, de Trinidad y Tobago o de Haití, donde estas sopas se replican en mayor o menor medida.

Patasca En el Altiplano andino es frecuente ver la patasca, un guiso a base de callos que se acompaña de mote cocido (granos de cereal, generalmente maíz). Quizá las más famosas patascas son las peruanas.

La primera sí es en puridad un plato de callos o tripas, principalmente de ternera, mientras que el segundo es el nombre que se le da a los guisos en la región, donde habría que puntualizar el tipo de sancocho. Los hay de res, de puerco, de pollo y, por supuesto, de mondongo.

Más localistas son recetas como las guatitas (literalmente, tripitas) criollas, que forman uno de los platos nacionales de Ecuador o las guatitas chilenas. En ambos casos se trata de un estofado de callos que suele servirse junto a una salsa de cacahuetes.

Guatitas Chilenas Las guatitas se sirven tanto en Ecuador como en Chile. En ambos caso se trata de callos cocidos que se suelen servir junto a sopas o arroces.

Otras peculiaridades latinoamericanas son el caucau, un plato de origen peruano a base de mondongo (callos), patatas y de color amarillo, gracias a la presencia del ají, que suele servirse con arroz. En este caso, es un plato donde el callo está cortado muy pequeño y más cercano al guiso que a la sopa.

Ya en Centroamérica, los callos se sirven en la cocina tradicional mexicana en recetas como el menudo, a veces bautizado como mole de panza o pancita, que navega a medio camino entre el estofado y la sopa y que se sazona con pimientos picantes, lima y cebolletas.

Menudo Sopa De Tripa Mexicana En México se estila el menudo o el mole de panza, además de los tacos de pancita de res.

Amén del menudo, también son relativamente habituales los tacos de pancita de res. Si vais a México, prestad atención al concepto pancita, ya que se va a referir a los callos, no a la panceta o a la grasa abdominal de los animales.

África

Eid Al Adha La tkalia marroquí es un plato a base de callos de cordero, especiado y cocinado al tajine, que se sirve a menudo durante la celebración del Eid al-Adha (Fiesta del Sacrificio).

Del Magreb a Sudáfrica, en todo el continente africano se elaboran platos a base de callos como fuente de ese aprovechamiento. Además de la vaca, como es lógico, también se suelen utilizar los menudos de la cabra y de la oveja, especialmente en zonas montañosas.

En Marruecos es así habitual disfrutar de la tkalia, un plato fuertemente especiado a base de callos y pulmón de cordero que se suele preparar en tajines. Además, es muy común consumirlo durante el Eid al-Adha, la fiesta del Sacrificio.

El Usban Tunecino Es Tripa De Cordero O Vacuno Rellena De Carne Y Luego Servida Con Cuscus C Merecipes Com El usban tunecino es tripa de cordero o vacuno rellena de carne y luego servida con cuscús. ©merecipes.com

En el norte del continente también se estila el osben (también llamado usban) que no son callos en puridad, sino una preparación tunecina donde la tripa (de ternera o de cordero) se rellena de carne y vegetales, para después servirse cocida junto al cuscús.

Más cercano al estofado encontramos el kersha egipcio, un guiso que se acompaña de garbanzos y salsa de tomate especiada, muy frecuente entre las clases populares. También de origen humilde es la fasolia bil karsha, una sopa de judías pintas y carne que se consume en Libia y que puede llevar callos, generalmente de cordero.

El Kersha Egipio Es Un Plato De Callos Bastante Potente Que Se Acompana De Garbanzos Salsa De Tomate Y A Menudo De Arroz Cocido C Lubnascookbook Com El kersha egipio es un plato de callos bastante potente que se acompaña de garbanzos, salsa de tomate y a menudo de arroz cocido. ©lubnascookbook.com

Más allá del Sahel, encontramos platos de callos en Uganda, donde se estila el ebyenda como desayuno, o el calooley, típico de Somalia, caracterizado también por una cocina muy especiada y picante.

En el Cuerno de África también encontramos el dulot, propios de la cocina eritrea y etíope, donde se saltean diversas asaduras del cordero o del cabrito, finamente picadas, en mantequilla y que se sazonan con ajo, perejil y berbere, una mezcla de especias local.

El Dulet O Dulot Etiope Consiste En Picar Muy Finamente Los Callos Y Luego Saltearlos En Mantequilla Con Ajo Perejil Y Berbere C Northernvirginiamag Com El dulet (o dulot) etíope consiste en picar muy finamente los callos y luego saltearlos en mantequilla con ajo, perejil y berbere. ©northernvirginiamag.com

En África Central también se consumen callos, como es el caso del yem-adi, una preparación de callos hervidos que se sirven para dar más sustancia a estofados y sopas, algo parecido a lo que ocurre en Nigeria con el sakí. Ya en África del Sur, elaboraciones como el serobe (Botwsana) o el mogodu (Sudáfrica) refuerzan la universalidad de este ingrediente.

Asia

Daechang Jeongol Típicamente coreano, el daechang jeongol significa literalmente cazuela de intestino delgado de bovino. Daechang hace alusión al intestino delgado y jeongol es cazuela o estofado.

Cerramos la ruta del callo por Asia, donde se extiende desde Oriente Próximo hasta el Lejano Oriente. Hay hervidos, hay salteados, hay fritos y, como es lógico, abundan las sopas y los estofados.

Los sabores picantes son multitud, igual que las preparaciones muy especiadas. Desde Jordania a China; de Iraq a Corea, pasando por Afganistán, Pakistán, India o Vietnam, Asia es también devota de los callos.

Khash Con Pan Plano Seca El khash es una sopa que se hace con callos y tendones de vacuno, luego cubierta de pan, y que es originaria de Armenia, aunque distintas versiones se consumen en otros países del Cáucaso.

Mención especial merece Filipinas. Quizá por la influencia española o simplemente como aprovechamiento, pero la realidad es que su cocina está plagada de platos que bien podrían pasar por castizos. Es el caso del kare-kare, un guiso de rabo de vaca donde a veces se añaden callos.

Más allá, la veda se abre a todo tipo de recetas. Es el caso del bak kut teh, habitual de Malasia, donde se utilizan a modo de sopa cortes de la tripa del cerdo, de carne y de costillas. Chino es el ejemplo del fuqi feipian, un plato frío, consumido casi a modo de terrina, donde se utilizan diferentes vísceras y piezas de casquería como la lengua.

Bak Kut Teh Y Dim Sum El bak kut teh es una sopa de origen chino que se elabora con costilla de cerdo y callos de ternera, habitual como desayuno, y que se consume en todo el Sudeste asiático.

También de China procede el niubie, un plato que exige cierta valentía, puesto que se elabora con los distintos intestinos de la vaca y donde la vesícula biliar juega cierta importancia porque las vísceras no se limpian con vehemencia, dejándose adrede elementos a medio digerir y la propia bilis. También se puede hacer con cabra, en ese caso se llama yangbie.

En Corea también se estila cocinar con vísceras, como en el Gopchang jeongol, un estofado picante donde se utiliza tripa de vacuno, vegetales y distintos aderezos para ofrecer una mezcla entre sopa y guiso bastante potente.

Istock 510152648 El kare kare filipino es un guiso de rabo de toro que, en ocasiones, también incluye callos.

De potencia van sobrados en Asia Central. Es el caso del chakna, un estofado de curry indio con tripa de cabrito; del ojree, de origen pakistaní, también con curry y, en este caso, con la tripa del cabrito muy picada; o del laray -también de Pakistán y Afganistán- donde se fríen pequeños trozos de tripa de vaca. Una versión es el pikaorae, que reboza el callo en harina de garbanzo, picado finamente, y lo fríe.

Gulai Babat C Asian Food Network El gulai babat (babat hace alusión a la tripa del vacuno) es un plato de callos con curry habitual en la cocina indonesia. ©Asian Food Network.

De Iraq viene el pacha, que son los intestinos del cordero rellenos de arroz y su propia carne; de Indonesia distintas sopas como la gulai o la soto, ambas picantes, y de Vietnam sacamos los pho (sopa) entre las cuales hay ejemplos de sopas de callos.

Istock 844942908 Horumonyak, o callos a la parrilla, clásicos del yakiniku japonés.

Por último, merece la pena mencionar los horumonyaki japoneses (callos a la parrilla), el sapu mhicha nepalí –tripa rellena de tuétano que luego se cuece y fríe- o el sekba indonesio, donde las tripas del cerdo se cuecen en una sopa suave de soja.

Newsletter de Directo al Paladar

Suscríbete para recibir cada día nuestras recetas, información sobre nutrición y actualidad sobre gastronomía.

Como veis, el mundo va más allá de los callos con garbanzos o de los callos a la madrileña.

Imágenes | iStock / Asian Food Network / northernvirginiamag.com / lubnascookbook.com / merecipes.com / pisappiamoci.it.

En Directo al Paladar | Callos a la madrileña: receta tradicional
En Directo al Paladar | La guía definitiva de la casquería, según el rey de las vísceras: cómo escogerla, cómo cocinarla

Artículos Relacionados

Últimos Artículos