Cacaolat: El primer batido de cacao industrial del mundo nace en Cataluña para colocar la leche que no se vende

los cacao Es uno de los símbolos gastronómicos de la Cataluña actual, y más concretamente de la Cataluña industrial casera, y ostenta el título de primer batido de cacao elaborado en fábrica del mundo. Incluso hoy, casi 100 años después de su lanzamiento al mercado, pedir un cacaolat en un bar es popular toda una explicación de las raícesya sea natural, frío o caliente, como cantan los anuncios.

Esta bebida surgió por la necesidad de procesar el exceso de leche que muchas veces se producía, y esto preocupaba a los socios de Letona. Pero entonces, ¿qué era letón? En 1925, los miembros de la Asociación de Destinatarios y Vendedores de Leche de Barcelona decidieron unirse para crear una distribuidora para la comercialización de leche envasada y esterilizada, lejos de la Tradición familiar de abastecerse de las lecherías en pueblos y comunidades.

Los fundadores de la empresa láctea letona encontraron el símbolo que los representaba en el mito griego de Leto

La Fábrica de Cacao de Letonia

Sus fundadores se pueden encontrar en la mitología griega y en el Mito de la maternidad de la diosa letona el símbolo que la representaría. Lettin, hija de los titanes, quedó embarazada del dios Zeus. Hera, una mujer herida y celosa, decidió condenarla con una maldición de que la futura madre no podría dar a luz en ningún lugar donde hubiera rayos de sol.

Letona vagó por el mundo hasta que Zeus se enteró de la maldición y llevó a su ex amante a Poseidón, quien la escondió en la isla de Delos y construyó una plataforma para que ella diera a luz. Después nueve días y nueve noches de agonizante partola diosa tuvo a sus hijos Apolo y Diana.

El nacimiento de cacaolat también está rodeado de magia. Se dice que el La idea de este batido surgió de una boda en Hungría. a la que fueron invitados los propietarios de las Granges Vinader de Letona. Esta invitación significó probar una mezcla desconocida que captó la chispa.

un camión de cacao

Sin embargo, su fabricación requería ser producida en serie, en condiciones higiénicas y apta para todos los públicos. La leyenda también cuenta que los inventores se basaron en los conocimientos de un químico húngaro, Ernets Gokesy cuando se usa exceso de leche.

Un debut brillante

Por ejemplo, el Registro de Propiedad Intelectual de 1932 otorgó a la empresa una patente para un nuevo producto llamado cacaolat, bajo la definición de «bebida refrescante y sabrosa». Su El lanzamiento al mercado tuvo lugar en la VI Feria de Muestras de Barcelonaque tuvo lugar en junio de 1933, donde obtuvo un enorme éxito.

La crónica de la época informa que el producto se pudo degustar gratuitamente en la inauguración de la feria en el stand de Granges Vinader de Cardedeu (localidad a 37 kilómetros de Barcelona) y antes las colas y la avalancha de solicitudes La degustación se cobró a cinco centavos por copa.

Producción industrial de cacao

Según lo documentado en la empresa, «El éxito fue imparable» y Granges Vinader no podía producir a tan gran escala en los restaurantes y salas de venta que tenían. Fue Marc Viader i Bas, propietario de la empresa y socio y miembro de Letona, quien hizo posible que este nuevo producto alcanzara la gran escala necesaria para su desarrollo comercial. En 1933, Letona comenzó a producir 900 botellas de cacaolat y solo tres años después eran 686.425.

Una brecha de 15 años debido a la guerra.

La Guerra Civil paralizó la producción de batidos por falta de abastecimiento y pasaron casi 15 años sin Cacaolat por el conflicto y sus secuelas. De hecho, la producción solo se reanudó una vez que se normalizaron las importaciones de cacao.

En 1950, con el lema De la misma calidad que en 1936, Cacaolat inicia su segunda y definitiva existencia y desde entonces se han producido millones de botellas que sumarían para hacer once veces la vuelta al mundo. También del mito, algunos dicen que esta longitud serviría para ir de la tierra a la luna y viceversa.

Pepi, la niña risueña del comercial de batidos Pepi, la niña risueña del comercial de batidos

Desde entonces, la empresa ha lanzado una serie de campañas publicitarias plagadas de estrellas. Pepi, un niño sonriente y fuerte que llevaba a la espalda una botella de esta bebida y publicitaba el cacaolat como alimento para bebés.

de la mano con el arte

Con motivo de su 65 aniversario, la marca realizó una gran fiesta y encargó al reconocido artista plástico José María Subirachs (Barcelona, ​​1927-2014) le encargó una litografía conmemorativa del acontecimiento. El requisito para el artista era que la pintura contuviera una referencia a Barcelona y la icónica botella de cacaolat estilo torpedo.

El artista tituló la obra Diálogo Cacaolat en un diálogo entre un perfil blanco que representa la leche y otro marrón que recuerda al cacao y de fondo uno de las chimeneas de La Pedrera, de Antoni Gaudícomo símbolo de la ciudad donde nació la bebida.

Artistas y escritores han hecho referencia al icónico batido en sus creaciones.

Cartel publicitario de Cacaolat Cartel publicitario de Cacaolat

Además, esta bebida se ha integrado en el imaginario colectivo catalán como un alimento más perfecto por su maridaje con propuestas emblemáticas locales. como pa amb tomàquet. En 1988 el arquitecto Oriol Bohigas, entonces concejal de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, ​​lo presentó como pareja gastronómica en una comida con periodistas y restauradores como Ferran Adrià, Natàlia Gaig y Joan Mediavilla. Ya entonces se podían degustar combinados y cócteles con este batido como ingrediente en la capital catalana, como el «Lumumba» con cacao y coñac.

Esta bebida también lleva lugar destacado en la literatura ya que Bohigas los patrocinó. En 1980, el grupo literario Ofèlia Dracs lo convirtió en protagonista del cuento erótico Deu poetetes té el pomer (1980), editado por Tusquets, en el que el batido era el responsable del embarazo de la protagonista. Ramon Monton Lara también la incluyó en su novela El Nyèbit (2003), que recrea el viaje existencial de su protagonista a través de diversos hallazgos y descubrimientos históricos, y Albert Mestres Emilio la recuperó en su reportaje La mort de l’imbècil (2000).

una botella de cacao

Sin embargo, su punto culminante viene de la mano de Enrique Vila-Matas, quien protagonizó esta bebida en su novela autobiográfica “El Mal de Montano”, ganadora del Premio Herralde 2002 y del Premio Médicis 2003 de novela extranjera en Francia. En él, Vila-Matas afirmaba: «Mi magdalena de Proust era el Cacaolat. Estos Cacaolat en el puerto de Ibiza, con las banderas extravagantes en las chimeneas, viendo atracar y desembarcar los barcos de Transmediterránea». Josep Maria Espinàs también recordó este bamboleo en A peu pel Maestrat, y más recientemente lo hizo Màrius Serra en sus artículos de prensa y el humorista Andreu Buenafuente en sus monólogos.

La empresa patrocinó a Snowflake por sus conexiones con su Guinea natal.

El batido también se ha relacionado con uno de los ciudadanos más universales de Barcelona: Snowflake, el gorila albino encontrado en 1966 en la jungla de Nko en Guinea Ecuatorial, quien arrendó el zoológico hasta 2004. Como parte de la campaña Adoptame, Letona adoptó a este animal debido a la conexión guineana con las plantaciones de cacao donde se elabora el batido.

Patrocinadores letones Snowflake

Una receta secreta e intacta en el tiempo

La directora de marketing y comunicación de la empresa, Laura Rojals, explica que la receta original del cacaolat ha permanecido intacto desde 1933. “Es una receta secreta que no podemos contar, elaborada con un 90% de leche letona de granjas familiares cercanas y cacao de granjas sostenibles”, explica.

Boletín Directo al Paladar

Suscríbete para recibir nuestras recetas diarias, información nutricional y novedades gastronómicas.

Sin embargo, esta bebida ha sido necesariamente evoluciona de la mano con el tiempo, especial para paladares nuevos. En este ámbito, Rojals explica que la empresa innova constantemente “para adaptarse a las preferencias de los consumidores ya las tendencias del mercado, tanto en sabores como en nuevos formatos”.

La compañía incluso lanzó una verdura de cacaolate que se desarrolló para opciones de consumo vegano pero que no tuvo éxito. Rojals afirma que han tenido este producto en el pasado, “pero la aceptación en el mercado no ha sido la esperada”. «Aún así, Estamos atentos a las tendencias y el equipo de I+D de la compañía está constantemente trabajando en nuevos proyectos”, advierte.

Imágenes | cacao
Directo al paladar | Villa y Corte del Cacao: «Madrid no inventó la penicilina, sino el chocolate»
Directo al paladar | El cacao en polvo no es solo cacao en polvo: ¿cuántas variedades hay, en qué se diferencian y cómo se utilizan en nuestras recetas?

Artículos Relacionados

Últimos Artículos