Tarta de queso
Ideal para merendar o compartir con amigos.

La tarta de queso es una receta clásica, super popular en todo el mundo. Se volvió conocida a partir de la deliciosa cheesecake de New York hecha desde hace muchos años y las personas les inventaron muchísimas más variaciones, una más deliciosa que la otra.

Ideal para preparar como postre que dure muchos días o para llevar a una fiesta de cumpleaños, es muy fácil de hacer y puedes prepararla con antelación y decorarla como más te guste.

Tradicionalmente se le añade una mermelada de frutas por encima que le da ese sabor ácido y dulce que la caracteriza. Puedes prepararla en un molde clásico o puedes usar también varios moldes individuales pequeños.

Muchas de las recetas de tarta de queso son preparadas en el horno, pero en esta ocasión la prepararemos en la nevera, queda igual de deliciosa.

Una vez que hayas dominado cómo hacer la cheesecake, podrás innovar en la cocina haciéndola con las galletas, frutas y sabores que más te gusten.

Lleva pocos ingredientes que son fáciles de conseguir, sigue al pie de la letra esta receta y te quedará una tarta de queso fría sin horno espectacular.

Y si quieres aprender a preparar una tarta que queda increíblemente deliciosa, te invitamos a que prepares la mejor tarta de zanahoria ¡No te arrepentirás!

Ingredientes para la tarta de queso:

Ingredientes para la tarta de queso
Puedes añadirle los frutos de tu preferencia para decorar.
  • 100 gramos de galleta tipo maría
  • 50 gramos de mantequilla
  • 500 gramos de queso para untar (queso crema)
  • 500 gramos de crema de leche para batir (nata para montar)
  • 120 gramos de azúcar.
  • 15 gramos de gelatina en polvo.
  • 250 gramos de mermelada.
  • Opcional: frutos rojos para decorar.

Para esta tarta de queso fría necesitarás alrededor de 4 horas. Es un poco prolongado el tiempo en la nevera, pero así nos aseguramos de que cuaje perfectamente.

Esta receta está pensada para hacerse en un molde desmontable de 20 cm de diámetro.

¿Cómo preparar una tarta de queso fría?

  • Lo primero que deberás hacer será preparar la base de la tarta con las galletas y la mantequilla. Derrites la mantequilla en el microondas y trituras las galletas completamente, unes estos dos ingredientes muy bien. Debe quedar como una especie de arenilla semi pastosa.
  • Una vez hecho eso, pones toda esa mezcla en el molde desmontable y con la ayuda de un vaso o una cuchara lo aplastas por toda la superficie del molde, debe quedar completamente cubierto y bien compacto. Luego lo llevas a la nevera mientras preparas la tarta.
  • En una olla pondrás el queso crema, la crema de leche para batir y el azúcar a fuego bajo, solo queremos que los ingredientes se derritan y se integren bien. Mezcla mientras se derriten. No dejes que hierva.
  • Cuando se hayan integrado bien todos los ingredientes, deberás añadir la gelatina siguiendo las instrucciones que traen consigo. Generalmente hay que remojarla en agua por un momento antes de usar.
  • Una vez añadida la gelatina, apagas el fuego y sacas el molde de la nevera. Añades toda la mezcla de la tarta de queso en el molde y la dejas 10 min fuera de la nevera, así dejarás que cuaje un poco antes de meterla.
  • Luego la llevas a la nevera y la dejas cuajar por 4 horas, si puedes dejarla un día completo mejor, de esta forma los sabores se asentarán mucho más y estará más compacta.

Ahora la mejor parte de todas… La mermelada.

  • Una vez la tarta esté lista deberás untarle la mermelada por encima en el mismo molde, la metes en la nevera hasta que la mermelada se enfríe y luego puedes desmoldar.

¡Listo! Deliciosa tarta de queso fría sin horno, súper fácil de preparar, con pocos ingredientes y con un sabor indescriptible.

Te invitamos a que pruebes hacer otra de nuestras recetas dulces, todas muy fáciles de preparar y súper deliciosas.

Trucos para preparar la tarta de queso fría:

 tarta de queso fría
tarta de queso fría
  • Puedes calentar la mermelada un poco y añadirla al momento de servir el trozo de tarta de queso en el plato, de esta forma lo hacen muchos restaurantes y no te negaremos que queda espectacular.
  • Puedes sustituir las galletas tipo maría por galletas de oreos y automáticamente será una tarta de queso de oreo fría sin horno. En vez de mermelada de frutas le añades chocolate derretido y listo.
  • Puedes prepararla en moldes individuales y reservar en la nevera tapados para desmoldar cuando quieras servir.
  • Puedes añadirle a la mezcla de la tarta la esencia que más te guste para hacer la tarta de queso de un sabor diferente.

Esperamos que te animes a probar esta receta deliciosa de tarta de queso y te fascine tanto como a nosotros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here